Con los avances de la tecnología ya se ha probado con éxito el primer camión que se maneja de forma inteligente.

Otto, un startup tecnológico de conducción inteligente de camiones que fue adquirida por Uber en invierno de este año, en Octubre del mismo completó el primer viaje de carga realizado por un camión de manejo de autónomo. El recorrido se realizó de forma completamente independiente, pero fue supervisado por un conductor desde la cabina para dormir.

Éste es el inicio del manejo de vehículos de carga de forma independiente y aunque faltan años de investigación, ya se espera que exista una mayor implementación de estos sistemas en los próximas décadas. Actualmente la conducción inteligente de este tipo de transporte sólo se limita a carreteras, dado que una vez que el camión llega a la ciudad, el conductor debe asumir el mando del vehículo para la entrega final de la carga.

La gran ventaja de este nuevo sistema, es que permitirá a los conductores de camiones a realizar viajes más largos ininterrumpidos ya que no será necesario parar el vehículo para descansar. Si el conductor necesita reposar, simplemente ingresa en la cabina para dormir, mientras que el camión sigue conduciéndose de manera propia.

La regulación actual señala que un conductor no puede manejar más de 5 horas seguidas, luego debe parar y descansar como mínimo por 2 horas. Pero con la aparición de modelos de conducción inteligente, el gobierno podría contar los descansos dentro de la cabina como “horas de sueño” mientras que el camión se conduce por cuenta propia. Esto permitiría a los conductores demorarse mucho menos tiempo en realizar las rutas y aumentar el número de viajes dentro del mismo mes.

 

Pros y contras

Este nuevo sistema permitiría a los conductores de camiones viajar más kilómetros trabajando la misma cantidad de horas, por lo tanto, los primeros que opten por instalarlo tendrán una ventaja competitiva con respecto a los otros.

Pero a medida que la tecnología se vaya haciendo más popular, los costos en transporte podrían finalmente caer, lo que al largo plazo, podría generar que los conductores tendrían que trabajar más horas para lograr obtener los mismos salarios.

Por último, está el temor de todos los conductores, que mientras más avance esta tecnología y cuando los camiones ya se puedan manejar en la ciudad de forma independiente, no será necesario tener personas conduciendo. No obstante, se debe señalar que se está a años luz del problema y se requiere muchos más de estudios e investigación para desarrollar este tipo de vehículos.