Alrededor 1.313 menores fallecidos, a lo largo de 12 años (2005-2016), bajo 3 gobiernos distintos y 8 Ministros de Justicia. El informe de 535 páginas, define dentro de ellas  como “negligencia inexcusable”, la gestión de la ex Ministra de  Justicia Javiera Blanco.

El martes pasado en la Cámara de Diputados, se votó y rechazó por 36 votos a favor, 47 en contra y 13 abstenciones,  el informe de la Comisión Investigadora del Sename II.

El documento contenía severas críticas al sistema, entre ellas se encuentran la falta de fiscalización, poco presupuesto, baja colaboración entre las mismas áreas de la institución, falta de conocimiento del número  exacto de niños que han muerto o han sido afectados por esta institución, entre otros.

Sin embargo, el ejecutivo le dio vital importancia a lo mencionado en la página 509, donde se indica que: “la gestión de la ex Ministra Javiera Blanco no puede evaluarse desvinculada de sus acciones y reacciones respecto de los trágicos hechos que ocurrieron bajo su dirección ministerial, frente a los cuales era exigible un estándar más elevado de diligencia, conforme a la gravedad de lo acontecido”. Dentro de la misma página, se señala que: “De tal modo, la reconstitución de los hechos contribuye a esta Comisión para reprochar seriamente la gestión ministerial negligente e inexcusable de la señora Javiera Blanco”.

Es principalmente esta acusación la que el Ejecutivo consideró delicada. Si el informe era aprobado continuaría el cuestionamiento a la ex Ministra Blanco, dañándola a ella y a la Presidenta, por la cercanía de Bachelet con su ex Secretaria, lo que desataría nuevas críticas por el nombramiento de ésta al Consejo de Defensa del Estado. Dado esto, y tal como han señalado los diputados Boric y Farías, las intervenciones que realizaron los ministros: Mario Fernández, Nicolás Eyzaguirre  y Paula Narváez, ante las diferentes bancadas de la Nueva Mayoría (NM) fueron fundamentales para desestimar las conclusiones del informe y así proteger a la ex Ministra Blanco y al Gobierno.

Pero fuera de las acusaciones que traía el documento, éste también establecía 64 propuestas para mejorar el sistema, tales como: la creación de una comisión de verdad en materia de infancia con el propósito de contribuir al esclarecimiento de las violaciones en contra de los niños y adolescentes cometidas por el Estado y además, establecer reparaciones para las víctimas y familiares. En el ámbito administrativo, planteaba aumentar los recursos, mejorar la condiciones de trabajo del personal e incrementarlo, realizar capacitaciones permanentes, test de drogas y alcohol, brindar ayuda psicológica, entre otros.

En el aspecto normativo, planteaba la incorporación de urgencias y sumas urgencias por parte del ejecutivo a proyectos de ley, tales como: el de adopción, de defensa de niños y otras iniciativas en trámite en el legislativo para la protección de éstos. Además, recomendaba realizar la separación efectiva entre niños vulnerables e infractores de ley, que al día de hoy no ocurre.

Luego de este evento la Ministra Narváez, reiteró el llamado a no politizar el tema y que lo ocurrido en el Sename trasciende a este gobierno y nos involucra a todos. Sin embargo, deja un malestar en la ciudanía por la falta de interés de resolver los problemas que afectan a los chilenos, y lo peor; nuevamente dejan sin ayuda y solución a lo más vulnerables.