La terminada gira de Donald Trump al Asia buscaba afianzar los lazos con sus aliados y hacer un frente común contra Corea del Norte, que ha tensionado las delicadas relaciones por las que actualmente pasan estas dos naciones.

La península de Corea ha sido escenario de conflictos durante los últimos 100 años. En 1904 durante la guerra ruso-japonesa, con el triunfo de la nación nipona y la expansión de su influencia en el continente, ocupa Corea y Manchuria en 1910. Treinta y u  años después, el imperio de sol naciente se introduce de lleno en la 2 Guerra Mundial, la que finaliza con la victoria de EE.UU y sus aliados en 1945.

Al igual que muchos territorios alrededor del mundo, una vez terminado el conflicto, Corea fue dividida en zonas de ocupación, quedando como frontera el paralelo 38. Al norte de éste bajo ocupación soviética y al sur bajo la influencia de los aliados occidentales. En 1948, las potencias de ocupación se retiraron, dejando en el norte un régimen comunista  gobernado por Kim Il-sung, y el sur regido por un régimen democrático, dirigido por el Presidente Syngman Rhee, de corte conservador anti comunista. Ambos mandatarios se declararon presidentes de toda la península.

En 1950 Corea del Norte invade al Sur a lo largo de todo el paralelo 38. Kim cuenta con el apoyo de Rusia y China y en un período de 4 meses las tropas de norte toman Seúl y empujan a las fuerzas del sur hasta el extremo de la península. Al ver que Corea podría caer en manos comunistas, EE.UU acude al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, él que acordó una intervención militar de la ONU en la península.
La guerra continuó por 3 años más finalizando en 1953 con la  firma del Armisticio en Panmunjong, dejando la frontera en el paralelo 38. Nunca se firma un tratado de paz y hasta  hoy es una de las fronteras más celosamente resguardadas en todo el mundo.
Después del término del conflicto, las 2 naciones has tenido desarrollos diferentes: Corea del Sur con el apoyo de EE.UU se ha convertido en una potencia tecnológica y económica. Por otra parte, Corea del Norte  se transformó en una dictadura, totalitaria dinástica que dependió en un principio de Rusia y luego de China, sin lograr un desarrollo como su vecino del sur.

Más de 60 años han transcurrido desde el término del conflicto, pero la animadversión de Corea del Norte con EE.UU no ha disminuido. Durante el transcurso de este período EE.UU dispone el desplazamiento de 950 cabezas nucleares a la región y la ex Unión Soviética ayuda a Piongyang a desarrollar un programa nuclear. En 1991 EE.UU retira su armas nucleares y en 1992, las dos Coreas firman un tratado de no proliferación de armas nuclearen en la península,  pero en 1993, La Central de Inteligencia Norteamericana, CIA, encuentra indicios que le hacen suponer que Corea del Norte estaba desarrollando armas nucleares.

Desde 1994 al 2002 hubo un período de calma, cuando Piongyang se comprometió a dejar su programa de enriquecimiento de plutonio a cambio de la disminución de las sanciones económicas en su contra. Las difíciles relaciones bilaterales continuaron hasta la muerte de Kim Jong-Il , hijo de Kim Il-sug. El 2011 asume el poder Kim Jong-Un (nieto de Kim Il-sug), con la asunción de un joven líder, todo indicaba que generaría calma y estabilidad en la región.

Sin embargo, el nuevo líder supremo efectuó 6 pruebas nucleares y 11 pruebas de misiles intercontinentales, tensionando aún más las relaciones con sus vecinos y EE.UU. Piongyang cuenta con uno de los ejércitos más grandes del mundo (1.100.000 de hombres en armas y una reserva de 7 millones), como  también un gran número de tanques, artillería, aviones y barcos. Dentro de su arsenal, dispone de armas químicas, bacteriología y agentes nerviosos, pero el mayor desarrollo lo ha puesto en sus misiles balísticos  de mediano y largo alcance con capacidad nuclear: Hwasong de 1000 km de alcance,  Nodong  de 1300 km, que podría  golpear Japón , Musudan de 3.500 km, que podría alcanzar la isla de Guam , Hwasong 14  con un rango de 6.700 km podría golpear Alaska , territorio continental de EE.UU.

A pesar que Piongyang cuenta con grandes números e sus FF.AA y con un  gran arsenal a su disposición, los expertos indican que por lo general los misiles de Corea del norte son relativamente antiguos permitiendo una rápida detección. En la península ,EE:UU. cuenta con 35 mil efectivos , más la Séptima Flota estacionada en Japón,  la más poderosa de Estados Unicos. , además, cuenta con las bases aéreas de Yocota ( Japón), y las de la Isla de Guam  más sus aliados en la región.
A pesar de las la retórica belicista de ambos líderes. Según analistas internacionales, una acción militar por parte de EE.UU es poco probable por las represalias que esta traería a Seúl y a sus aliados en la región. Todo indica que se seguirá en la línea de las sanciones, cerco económico y otras medidas diplomáticas.