Actualmente Venezuela se encuentra negociando con sus acreedores internacionales cómo reestructurar el pago de 60 billones de dólares en deuda. Pero a pesar de las conversaciones que se están realizando, los analistas no ven con fuertes garantías que Venezuela va a honorar sus compromisos financieros.

¿Qué es lo que está pasando?
El lunes pasado, Nicolás Maduro inició conversaciones con sus acreedores para reestructurar el pago de los 60 billones de dólares de deuda. China, uno de sus acreedores está confidente que la nación Venezolana va tener la habilidad de pagar.

El país sudamericano ha logrado obtener un poco de ayuda por parte de Rusia. El miércoles pasado, Moscú anunció en reestructurar los 1,35 billones de dólares que debe el país venezolano, dándole un cierto espacio para que el gobierno de Maduro respire.

Sin embargo, este acontecimiento por si sólo, no da garantías suficientes para convencer a los analistas de que Venezuela tendrá la capacidad de realizar el pago.
Para algunos expertos, no es posible saber cuánto va a indicar Maduro de lo que va pagar versus lo que realmente la nación venezolana va a poder pagar. Además señalan que no es novedad que una economía tan mal administrada tenga un default tan mal gestionado. Frente a esto, los tenedores de deuda de los mercados emergentes entienden esta situación y están realizando distintas jugadas para obtener la mejor salida.

¿Cómo llegó Venezuela a este punto?
La economía venezolana depende fuertemente de los precios del petróleo, la continua caída del precio del crudo en los mercados internacionales, sumado a la disminución de la producción de esta materia prima ha llevado que la nación no pueda invertir en el sector para mejorar la tecnología y los métodos de extracción para poder lograr aumentar la producción y volver a extraer el “oro negro” a precios óptimos.

Estos eventos, sumado a las reformas realizadas tanto por Chavez y Maduro, como también el error de aumentar la impresión de dinero, conllevó a la inflación y a la destrucción de la economía venezolana.

¿Cómo Venezuela cayó en default?

El país de Maduro falló en pagar 200 millones en cupones por sus bonos globales. Dado esto, el martes pasado, la calificadora Standard y Poors declaró que el país se encontraba en default selectivo y que existe una alta posibilidad que la nación vuelva a fallar en pagar dentro de los 3 próximos meses.
Asimismo, la firma Fitch Ratings le bajo la nota a la empresa petrolera estatal PDVA por pagos incumplidos.