La semana pasada Arabia Saudita junto a Egipto acordaron en crear un fondo conjunto de 10 mil millones de dólares para desarrollar una mega ciudad en la península del Sinaí, donde ambos países destinarán más de 1000 kilómetros cuadrados para la construcción del nuevo proyecto.

El acuerdo de inversión fue anunciado el domingo cuando el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman se reunió con el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi

Tanto Arabia Saudita y Egipto, son los estados árabes más ricos y más poblados, han fortalecido sus vínculos estratégicos desde que Sisi llegó al poder en 2013.

El acuerdo para construir una megaciudad llegó solamente a tres semanas antes de las elecciones presidenciales en Egipto, y Sisi busca asegurar un segundo mandato en el cargo. La votación ha desatado protestas internacionales debido a que los críticos han denunciado su aparente falta de mérito democrático.

NEOM y la estrategia Saudí

Este tipo de anuncio es parte de una nueva estrategia del país árabe. Con la existente volatilidad de los precios del petróleo que tienden en ir a la baja, la nación ha decidido invertir en crear nuevas ciudades para disminuir la dependencia hacia el “oro negro”.

A fines del año pasado, el gobierno de Arabia Saudita anunció que iba a construir una mega ciudad de 500 mil millones de dólares denominada NEOM. La ciudad, que está planificada para funcionar con un 100 por ciento de energía renovable, se enfocará en diferentes industrias como la energía y el agua, la biotecnología, la alimentación, la fabricación avanzada y el entretenimiento.