El jueves pasado el Banco Central de nuestro país actuó acorde lo esperado por los analistas y tomó la decisión de bajar la TPM.

Ocurrió lo que los expertos señalaron y la Tasa de Política Monetaria de Chile bajó a su mínimo nivel desde septiembre de 2015 llegando a un valor de 3%, una disminución de 25 puntos base. Tendencia contraria a la FED la cual el día anterior, realizó un alza de tasas dentro del rango de 0,75% a 1%, la cual no impactó a que el dólar aumente su valor (de hecho bajó)  ya que se esperaba que el organismo dirigido por Yellen diese a entender que habría nuevas subidas de tasas, evento que no sucedió.

El Central señaló que la inflación anual se ubicó en un 2,7% y que a fines del horizonte de proyección se espera que para los próximos meses ésta se sitúe en la parte baja del rango de tolerancia. Con respecto al plano local, el ente rector indicó que ha existido un deterioro del empleo asalariado y que las cifras de actividad y demanda continúan mostrando un débil desempeño.

Esta nueva bajada de tasas debiese fomentar una caída en el valor de los créditos en especial al corto plazo, por otro lado, los bonos de renta fija nacional pudiesen mostrar mejores rentabilidades. Asimismo, es de esperar que esta acción pueda surtir efecto en volver a activar nuestra caída economía.

Debates por nuevas bajas

Según algunos expertos, el organismo presidido por Marcel no realizará nuevas bajas de tasas dentro del año. Sin embargo, el comunicado de la institución deja abierta la idea de que ésta podría continuar con una política monetaria expansiva si esto es necesario, “(…) estima que las tendencias recientes del escenario macroeconómico, así como sus implicancias para las perspectivas de la inflación de mediano plazo, podrían requerir un incremento adicional del impulso monetario. Al mismo tiempo, reafirma su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política.” Lo cual ha llamado al debate de si habrá una nueva baja tasa de 25 puntos bases en lo que queda de 2017, y en que algunos apuestan que la TPM podría incluso llegar a 2,50%.