Luego de varios meses de marchas y protestas, la Presidenta Bachelet anunció el pasado miércoles el plan de gobierno para realizar una reforma a las pensiones.

¿En qué consiste este proyecto?

Principalmente es establecer un aumento en un 5% en la cotización de los trabajadores, la cual se hará con cargo al empleador y que tomará un período de 6 años para garantizar la transición. La administración de este nuevo fondo será de un ente público y autónomo que tendrá reglas estrictas y altas exigencias profesionales. El detalle del alza se dividirá en 2 partes: la primera será un 3% que irá a las cuentas de cada trabajador y tendrá carácter hereditario, mientras que, el 2% restante estará destinado a un seguro de ahorro colectivo. Cabe señalar, que este monto será redistributivo para que sea solidario entre generaciones y tendrá como propósito apoyar a las personas con pensiones más bajas ya que logran un menor ahorro.

Nadie quedo conforme

Tanto las AFP como los del movimiento “No más AFP” no les gustó el anuncio. Con respecto a los primeros señalaron que el propósito del aumento del 5% no será para mejorar las pensiones en las cuentas individuales, sino que, financiar la mejora de las pensiones, donde la clase trabajadora y media del país correrán con los gastos. Similares comentarios dijeron diferentes gremios de empresarios quienes manifestaron que las personas con mayores ingresos y toda la clase media de Chile será la que pagará el 2% adicional.

Del movimiento “No más AFP” indicaron que no se encontraban de acuerdo con el proyecto ya que simplemente busca descomprimir presión social en un año de elecciones y que la solución no es excluir a las AFP del 5%, para ellos, lo que se debe realizar es terminar de una vez con el lucro y el negocio que estas firmas realizaron con los fondos de pensiones.

Desde el gobierno anunciaron que presentarán la propuesta ante el Congreso para su discusión en los próximos meses.