Durante los últimos días, el presidente de Estados Unidos ha señalado que le preocupa bastante la situación en Venezuela y no descartaría una opción militar.

Frente a estos dichos, todos los países de la región señalaron que están en contra de una intervención militar por parte de EE.UU. El presidente de Colombia fue el primero en señalar que esta medida no se debe considerar. De hecho, este evento podría destruir la frágil alianza que se ha creado por parte de los países de Latinoamérica en contra de la primera dictadura que emerge en el continente después de décadas, debido a qué a varios países de izquierda quedan en una encrucijada de apoyar a Venezuela y su dictadura o de apoyar a la otra nación denominada como el “Imperio Norteamericano”.

Las relaciones de EE.UU con Venezuela se han endurecido en el último tiempo, en especial luego de la creación de la asamblea constituyente donde Estados Unidos ha aumentado sus sanciones a diferentes integrantes del gobierno de Maduro.

Ahora con estos dichos del presidente Trump, el más beneficiado es el mismo gobierno de Maduro, ya que, es bastante improbable que EE.UU. decida intervenir militarmente a Venezuela y deja al gobierno venezolano como víctima frente al agresor extranjero tal como señaló en su momento Chavez y ahora Maduro, finalmente, los dichos de Trump, son un regalo caído del cielo para los chavistas.